domingo, 19 de julio de 2009

Escribir al silencio.

Cierro los ojos y la primera línea que viene a mi cabeza de aquél viejo mágico llamado Juan José Arreola, es: "La mujer a la que amé, se ha convertido en un fantasma. Yo soy el lugar de sus apariciones." Ya haciendo más memoria rasco las neuronas y encuentro algún pasaje sobre el guardaagujas, aquella larga conversación entre un hombre que espera el tren,en un pueblo donde no se sabe cuándo diablos volverá a pasar, y un lugareño que le explica las visicitudes del transporte férreo en aquella tierra olvidada de Dios. Después mi mente transita con la fuerza de una tortuga y recuerdo a mi hermana Kary, al frente de una handycam prestada de la escuela, leyendo un cuento (también de un libro prestado) del señor Arreola, en el que mencionaba cuervos, y campos de maíz. Sólo eso recuerdo.

Pero lo bueno es que para los males de olvido tengo una novia, sencilla, alegre, enfermiza, nostálgica, estoica, silenciosa, que a veces, muy de vez en cuando, me lee si se lo pido. Y sucede que su único as bajo la manga, es precisamente el confabulario del señor Arreola. De esta forma, el pasado viernes, invocando al señor Salazar, aplicamos la de a "pues... el título que suene más chido" y escogimos el silencio de Dios, un diálogo a dos misivas en la que un hombre muestra su esencia expuesta siempre más a los pecados que a las virtudes, y se reconoce pequeño, tan cercano a Satanás, tan lejano al cielo. Y culmina con una reflexión bárbara, el hombre que escribe la carta, termina diciendo que casi da por sentado el hecho de que su misiva terminará siendo acomodada por algun ángel, dentro de un archivo en el que sólo reina el silencio.

Así, después de leer lo que contestaría Dios, su Dios, a aquél hombre tan preocupado en temas ontológicos, Nuria y yo, nos dimos a la tarea de echar a volar la poca imaginación que tenemos para dibujar, como niños de kinder, algo que se hubo desprendido de la lectura para habitar en nuestras mentes.

Acá nuestros dibujillos:


4 comentarios:

La monstrua dijo...

Jajajaja estan buenos los dibujos, de vez en cuando es sano dejar salir al niño descarriado que uno lleva dentro... y bueno que mejor que acompañado, una buena historia que contar

Perro Zombie dijo...

jeje... me recordaron un poco al principito.. y con eso de pedirle a la novia que lo lea a uno... tssss... yo ya no lo hago porque me llevo puras críticas duras que me han echo cambiar mi blog una y otra vez.. jeje

Itzel dijo...

ke onda compa!! acà invadiendole el blogg.
Chertamente, los dibujos son muy chistosos, una buena actividad para hacerse acompañado.
Un abrazote compa.

Reptante dijo...

Acostumbrado a sus comentarios, mi querida Peggy, no me queda otra cosa que decir gracias y que Dios la acompañe. Siempre una buena historia es un buen pretexto para lo que sea, gracias.

___________________________

Compañero, creáme que es un honor el que me hace al venir a mi cueva. Siempre es buen tener nuevos aliados. Y sí, creo conectar con esa remembranza del principito, dibújame un borrego? No es cierto. Y ya después el trabajo de la interpretación, y ya luego la historia: un elefante adentro de una anaconda de enormes proporciones. En cuanto a las críticas de la novia, pues amigo, no sé qué tan buena o mala suerte tenga, pero mi chica es sencilla, no se complica, para bien, para mal.

Saludos.

_____________

Qué chido es tenerte por acá Itzel, toda una sorpresa, sí, dibujos chistosas, y sí, una buena actividad para pasar el tiempo juntos.

Un abrazo amiga.